San Ignacio de Antioquía

Santoral
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Hoy, 17 de octubre, la Iglesia celebra a San Ignacio de Antioquía, segundo sucedor de Pedro en la sede de Antioquía...

San Ignacio de Antioquía

Hoy, 17 de octubre, la Iglesia celebra a San Ignacio de Antioquía, segundo sucedor de Pedro en la sede de Antioquía, el primero en llamar a la Iglesia "Católica".

La palabra "Ignacio" viene de "ignis" (fuego). El corazón de San Ignacio era un fuego ardiente de amor por Cristo. Decía que Cristo está en el pecho de los cristianos.


Nació entre el año 30 y 35 Antes de Cristo. Su sobrenombre "Theophorus" significa "Portador de Dios". Fue discípulo directo de San Pablo y San Juan y el tercer obispo de Antioquía, Siria, siendo San Pedro y San Evodio los dos primeros (Eusebius, "Hist. Eccl.", II, iii, 22). Ahí, en Antioquía, fue donde la gente comenzó a llamar "Católica" a nuestra Santa Iglesia y San Ignacio fue el primero en llamarla así. Forma parte de la generación de los Padres Apostólicos.

Todos los escritos de San Ignacio demuestran que la doctrina de la Iglesia Católica viene de Jesucristo por medio de los Apóstoles (Tradición Apostólica). En su doctrina incluye:

  • La Eucaristía
  • La jerarquía y la obediencia a los obispos
  • La presidencia de la iglesia de Roma
  • La virginidad de María y el don de la virginidad
  • El privilegio que es morir mártir de Cristo.

Fue condenado a morir dovorado por las fieras, por ello fue trasladado a Roma, donde recibió la corona de su martirio en el año 107, tiempos del emperador Trajano. Escribió siete cartas mientras viajaba a Roma, en las que trata muy sabia y eruditamente sobre Cristo, la constitucion de la Iglesia y la vida cristiana. 

En el siglo IV ya se celebraba su memoria en Antioquía, precisamente el 17 de octubre, como lo celebramos hoy.

lgunas de sus frases:

  • "Cuando os reunís con frecuencia para la alabanza divina, se debilita el poder de Satanás, y la concordia de vuestra fe le impiden causaros mal alguno."
  • “Soy el trigo de Cristo; voy a ser molido con los dientes de fieras salvajes para que pueda ser hallado pan puro”