Fiesta de los Ángeles Custodios

Ángeles Custodios

Santoral
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Hoy, 2 de octubre, la Iglesia celebra la Fiesta de los Ángeles Custodios...

 

Fiesta de los Ángeles Custodios

Hoy, 2 de octubre, la Iglesia celebra la Fiesta de los Ángeles Custodios. Cada uno de nosotros cuenta con un guardián muy especial. Ese Ángel de la Guarda, que cuida de nosotros día y noche. Hoy es un día muy especial para rezar aquella preciosísima oración que nos enseñaron desde nuestra infancia: 

"Ángel de mi guarda, dulce compañia, no me dejes solo ni de noche ni de día. Llévame hasta donde están Jesús, José y María". O parecida, pues hay variaciones en esta oración, pero muy pura y especial con la que los niños aprenden, desde su inocencia y pureza, a hablar con ese ser especial asignado por Dios para su protección. 

En la fiesta de los Ángeles Custodios, como todos los días, debemos fomentar ese diálogo con nuestro Ángel de la Guarda. Ha habido grandes santos dentro de nuestra Iglesia que han desarrollado una relación muy especial con su Ángel, como el caso del Padre Pio, a quien su Ángel Custodio le servía de traductor, cuando le llegaban cartas en un idioma que el santo no entendía. Nosotros también debemos acostumbrarnos a hablar con él.


En la Biblia la palabra Ángel significa "Mensajero", un espíritu purísimo que está cerca de Dios para adorarlo, y cumplir sus órdenes y llevar sus mensajes a los seres humanos.
En el siglo II el gran sabio Orígenes señalaba que "los cristianos creemos que a cada uno nos designa Dios un ángel para que nos guíe y proteja".

En el Nuevo Testamento es tan viva la creencia de que cada uno tiene un ángel custodio, que cuando San Pedro al ser sacado de la cárcel llega a llamar a la puerta de la casa donde están reunidos los discípulos de Jesús, ellos creen al principio, que no es Pedro en persona y exclaman: "Será su ángel" (Hechos 12, 15).

En el año 800 se celebraba en Inglaterra una fiesta a los Ángeles de la Guarda y desde el año 1111 existe una oración muy famosa al Ángel de la Guarda. Dice así: "Ángel del Señor, que por orden de su piadosa providencia eres mi guardián, custódiame en este día (o en esta noche) ilumina mi entendimiento, dirige mis afectos, gobierna mis sentimientos, para que jamás ofenda a Dios Señor. Amen.

Y en el año 1608 el Sumo Pontífice extendió a toda la Iglesia universal la fiesta de los Ángeles Custodios y la colocó el día 2 de octubre.